Desaprendiendo en el TEDxGalicia

Ya ha pasado casi una semana de mi intervención en el TEDxGalicia 2015, tiempo más que suficiente para pensar qué me ha salido mal, qué me ha salido bien y el porqué de ambas cosas… Mentira, simplemente no he tenido tiempo de escribir, lo cierto es que las cosas estaban meridianamente claras tan pronto acabó la jornada, por muchas vueltas que le quiera dar ahora mismo.

Es cierto que todos nosotros carecemos, en mayor o menos medida, de objetividad hacia nosotros mismos y nuestras acciones, es imposible serlo, y el que os diga lo contrario, miente. Algunos pecan de excesiva crítica y otros de demasiada complacencia.

Me cuesta muchísimo ser objetivo e incluso ver lo que he hecho bien o regular…

El pasado sábado 19 de septiembre tuve la fortuna de ser invitado a dar una conferencia en el evento TEDxGalicia, desde aquel momento me convertí en Speaker (un ponente pero con más glamour, más… TED). Cuando me lo ofrecieron hace un par de meses, el TEDxGalicia ya habia crecido sobre si mismo exponencialmente con respecto a lo que fue su primera edición cuando ya hablaba, por aquel entonces, con Marcos Pérez Gulín de Galicia Sustentable.

Más honor por haber sido invitado pero también más responsabilidad.

Los que me conocen saben que tengo un problema cuando salgo a un “escenario” a dar una conferencia, bueno, dos problemas.

  • Que hacerme callar es un problema en si mismo, no controlo bien el tiempo y menos un guión. Así que ya sabemos por donde iba a caer la cosa al tener que meter en 18 minutos mi intervención.
  • Mi expresión corporal. Necesito moverme al hablar, mover las manos, mover el cuerpo, incluso caminar o acercarme a la gente. Así que tenemos claro el problema nº2 para hablar en el TEDx… No salirse de la pastilla.

A esto hay que añadir el hecho de las excesivas expectativas que cargué sobre mi mismo, el ¡”tengo que estar a la altura”, que es un TEDx caramba, hay que darlo todo!

Si a todo esto le sumamos que estaba realmente nervioso y que Murphie se dignó a visitar mi presentación justo cuando empezaba haciendo una suerte de juego con las imágenes en tiempo real, tenemos el cóctel perfecto para reventar una conferencia.

Tranquilos, no fue tan grave. Sí que tuve que improvisar aún cuando llevaba todo muy medido, un guión con inicio, nudo y desenlace.  Lo cual, me permite abir la lista de cosas a aprender  desaprender en el TEDxGalicia, con esta hace la…

  1. Primera lección: sabes de lo que quieres hablar, sabes que lo que cuentas interesa y sabes que tu punto de vista no está demasiado trillado. Sé tú mismo, lleva la idea de cada parte y disfruta. Lo oí antes de entrar y no hice caso.
  2. Segunda lección: Debería haber realizado yo mismo el pase de imágenes, me hubiese dado cierta libertad a la hora de no seguir concretamente el hilo que llevaba marcado. Y de paso no mareaba al pobre voluntario que intentaba seguir mi discurso.
  3. Tercera lección: Mi impresion nunca es tu impresión. Al salir, tuve la sensación de que el discurso había sido incoherente, una retahila de inconexas frases que la gente debería reubicar y hacerse una idea de lo que quería decir.
  4. Cuarta lección: Disfruta del momento, la presión de querer hacerlo tan bien que deje huella, de que el tema dé para hablar toda la jornada y deje la retina impregnada no es ni real ni bueno. No me vuleven a llamar para un TEDxGalicia así que la oportunidad no volverá a repetirse, no aprovechar a disfrutarlo desde el inicio, no hará que lo hagas mejor y sí que lo vivas peor. Me lo dijeron al salir, me lo reprocharon al salir y es que, parece mentira, llevo mas de 50 conferencias y alguna de ellas delante de mas de 500 personas y nunca tuve este problema.

En conclusión: Yo también vivo en una zona de confort al realizar las conferencias. Esto me ha removido por dentro y desaprender… para volver a aprender.

Fuera de lo que es mi participación, me gustaría señalar algunas cosas del evento:

Una vez más, hay que darle más importancia a aquello que nos llega adentro y lo que nos hace pensar, reflexionar, remover y también el cómo se cuenta, la interacción con el público. Y la gente que allí se expuso ante el público -y ya os digo que no es nada fácil- es un buen ejemplo, pero si tuviese que destacar, los mejores ejemplo serían el de Miguel Vieito y Cristina Palacios, el primero por contarnos algo tan árido como las leyes usando Star Wars y la segunda por continuar una lucha que las madres y padres de niños y niñas transexuales sobre las que pesa una enorme carga homofóbica y de ignorancia por parte de la sociedad. El paso que dieron y que allí nos contó, y continúan dando, alberga esperanzas y una puerta de solidaridad a muchas de las personas que viven en silencio y en el anonimato lo que debería vivirse como algo normal, pero no son ellos los que deciden vivrlo en negativo, sino toda la sociedad que les rodea.

La música inpresionante, tanto la de la mañana como la del cierrre del evento. De “De Vacas” sólo decir que su música dice mucho mucho más que las piezas originales que reinterpretaron.  Y de “Escuchando elefeantes” simplemente la mejor forma de terminar y encandilar al público.

El presentador se define en dos palabr: im… pecable.

El artifice de todo esto, Marcos Pérez Gulín, tiene que estar muy orgulloso de lo alto que ha llevado el TEDx en estas tierras. Parece fácil desde afuera montar un evento de estas características, parece sencillo llamar a un par de técnicos que hacen todo, y desde luego criticamos con demasiada facilidad sobre el hecho de que un evento de estas características comete errores. Ahora que ando metido en fregados de este tipo, sé muy bien que es un trabajo muy poco reconocido y de enorme sacrificio.

Para acabar, lo mejor de la jornada no acabó en el propio evento en La Ciudad de la Cultura. Siguió en una etupenda cena y copas post-medianoche. Ademas de la increíble compañía que yo ya traía conmigo, me encontré con gente espectacular, desde un chico que había terminado recientemente la carrera de magisterio y que me emocionó enormemente ya que había venido al TEDx sólo por verme hablar a mi y a otro speaker (lo cual llena de orgullo y de responsabilidad), el fotógrafo Xaime Cortizo cuyas profesionales fotos podéis ver en el flickr oficial de TEDxGalicia y los patrocinadores (y emprendedores de Gulagalega) de la cata sensorial, con todos ellos he disfrutado.

Espectacular noche. Espectacular día. Espectacular experiencia.



2 respuestas a “Desaprendiendo en el TEDxGalicia”

  1. […] al tener que que salir de mi zona de confort cuando tuve la fortuna de da mi charla TED en TEDxGalicia 2015 y eso que ya estaba bregado en unas cuantas […]

  2. […] online, ya podéis ver mi intervención en el TEDxGalicia, como ya os comenté en mi entrada “Desaprendiendo en TEDxGalicia” no es que sea de mis mejores intervenciones, vosotros podéis juzgar […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: