Va de plataformas educativas

Va de plataformas educativas

Ultimamente no hago más que pensar en cómo hemos llegado hasta aquí. Cómo hemos dejado que los políticos y los intereses de los diferentes partidos, intereses mediáticos y de control, hayan sobrepasado y eliminado el papel del docente, de los centros y del objetivo último de educar. Cómo se ha perdido el orden de las decisiones y de los agentes que deben tomarlas, para pasar a ser el último eslabón de una cadena que toma decisiones políticas enmascaradas de educativas. Pero no lo son. Hablamos de la tecnología en el aula y, concretamente, los LMS.

 

Posiblemente…

Posiblemente es muy bueno y deseable que haya una oferta de código libre para el alumnado, pero en la actualidad igualar oferta en código libre a hacer todo en código libre por el profesorado (y sobre todo por el alumnado que es de lo que se trata ) no es real ni factible. Pero lo que no es admisible es que la cuestión no sea ofertada, sino obligada. Tenemos un muy mal concepto del término “oferta” y cierra todas las demás posibilidades. Tenemos una mala clase dirigente que tiende de forma generalizada a no dar opciones ni a los docentes ni a los centros, el control se lo quedan para ellos. Así que los que “ofertan” código libre, en realidad obligan a usar código libre y cierran el resto de puertas… todas las puertas.

 

person using MacBook Pro
Photo by Glenn Carstens-Peters

¿Qué ha pasado?

Que la pandemia ha dejado al descubierto muchas de las. arencáis en las autonomías, no tienen ni infraestructura ni oferta que llegue ni al 20% de lo que se debería hacer en los centros y lasque no se ha cuestionado esa infraestructura… ya sabemos “siempre hacia delante, aun a cuestionarse”. Pero, algunas de ella siguen empecinándose en hacerlo única y exclusivamente con código libre (ojo, no es mala la oferta, sí lo es si es la única forma) y obligando a todo el mundo a usarlo bajo pena de meterte en problemas y, de hecho, en Galicia hay una normativa del 14 de diciembre pasado que, literalmente, prohibe todo lo demás. Así tiene a niños de 12 años usando GIMP, OpenShot, Ardora o LIM -y prácticamente nada más, salvo “el Office”- como oferta educativa. Eso no se acerca ni a la “o” de oferta. Y también dicen mucho de lo que se entiende por educar, o mejor dicho de la falta de concepto de “educar”, por desgracia.

 

Eso demuestra varias cosas

Por un lado, la escasa visión de lo que debe hacer un alumno hoy en día, en pleno 2021. El trabajo con medios audiovisuales, el desarrollo de dinámicas activas de aprendizaje, el alumno como creador y productor reconocimiento, el desarrollo de soft skills… Todo eso se ha perdido prácticamente al 100%. Toda evolución metodológica ha quedado diluida al priorizarse estos mastodónticos proyectos donde la pata pedagógica brilla por su ausencia. En 2º lugar, el poco bagaje (por no decir nulo) de lo que se oferta al alumnado, eso sí gastándose millones y millones de euros sin ningún tipo de auditoría educativa (ojo, no económica que estoy seguro que nadie se llevan un euro). No pasarían ninguna mínimamente decente, como no pasarían ninguna de las tropecientas veces que han publicado planes las diferentes autonomías… con muy pocas excepciones.

Eso sí, nadie dice cuánto cuesta mantener esto cuando se enfrenta al dinero que cuestan otras soluciones. Y hoy aprovechan una falacia. Lo hacen bajo el falso planteamiento de protección de datos. Igualar cualquier opción que no sea código libre a venta o manipulación de datos personales es una falacia. ¿Hay plataformas que pueden estar haciendo eso? sí. ¿Existen opciones seguras y tremendamente potentes a nivel tecnológico y educativo y 100% protectoras con el alumnado? sí. ¿Interesa a muchas de las administraciones permitir que el alumnado las use? no. ¿Quién lo decide? Pues el PDP de cada autonomía en caso de la educación pública -que derivan de una norma general estatal-, al mismo tiempo que venden el humo de la autonomía de centros que no existe como tal. Los centros concertados y privados pueden decidirlo por si mismos. ¿Es que ellos venden los datos… ? evidentemente no. Apostar por software libre está bien, imponerlo no. Y eso ha pasado en casi todas las autonomías.

 

turned on gray laptop computer
Photo by Luca Bravo

“Obligar" y "software libre" no pueden ir en la misma frase

Por un lado, la escasa visión de lo que debe hacer un alumno hoy en día, en pleno 2021. El trabajo con medios audiovisuales, el desarrollo de dinámicas activas de aprendizaje, el alumno como creador y productor reconocimiento, el desarrollo de soft skills… Todo eso se ha perdido prácticamente al 100%. Toda evolución metodológica ha quedado diluida al priorizarse estos mastodónticos proyectos donde la pata pedagógica brilla por su ausencia. En 2º lugar, el poco bagaje (por no decir nulo) de lo que se oferta al alumnado, eso sí gastándose millones y millones de euros sin ningún tipo de auditoría educativa (ojo, no económica que estoy seguro que nadie se llevan un euro). No pasarían ninguna mínimamente decente, como no pasarían ninguna de las tropecientas veces que han publicado planes las diferentes autonomías… con muy pocas excepciones.

Eso sí, nadie dice cuánto cuesta mantener esto cuando se enfrenta al dinero que cuestan otras soluciones. Y hoy aprovechan una falacia. Lo hacen bajo el falso planteamiento de protección de datos. Igualar cualquier opción que no sea código libre a venta o manipulación de datos personales es una falacia. ¿Hay plataformas que pueden estar haciendo eso? sí. ¿Existen opciones seguras y tremendamente potentes a nivel tecnológico y educativo y 100% protectoras con el alumnado? sí. ¿Interesa a muchas de las administraciones permitir que el alumnado las use? no. ¿Quién lo decide? Pues el PDP de cada autonomía en caso de la educación pública -que derivan de una norma general estatal-, al mismo tiempo que venden el humo de la autonomía de centros que no existe como tal. Los centros concertados y privados pueden decidirlo por si mismos. ¿Es que ellos venden los datos… ? evidentemente no.

Apostar por software libre está bien, imponerlo no. Y eso ha pasado en casi todas las autonomías. Obligar y software libre no pueden ir en la misma frase. Eso no es una apuesta, es otra cosa.

 

¿Por qué han firmado con Microsoft o Google como LMS?

Pues muy sencillo, porque la infraestructura que necesitan solo para hacer un desarrollo similar y el despliegue técnico necesario (que no tienen ni de lejos los que trabajan en loa administración) para implementarlo a esa escala hace que sea inviable a corto ni medio plazo. Así que firmamos con uno o con otro para que:

  1. tengan acceso a suites online de trabajo colaborativo
  2. puedan acceder a plataformas internas y aumentar (un poquito unas, un poco más otras) las posibilidades.

 

person holding tablet computer
Photo by Roberto Nickson

¿Qué pasa con Apple?

En ese sentido, la otra grande tecnológica, Apple, juega con desventaja porque ella, curiosamente una de las más avanzadas en cuestiones educativas:

  • proyecto ACOTT
  • desarrollo de metodologías avanzadas como CBL (ABR)
  • potenciación de la creatividad:  “Creatividad para todos” (la mejor suite que puedes tener para desarrollar la creatividad en el aula con tu alumnado),
  • soluciones potentes en torno al Coding: “programación para todos “ y “Swift Playgrounds”

Ejemplos de calidad suprema de coste cero.

Además, no genera cuentas de usuario que puedan usarse fuera de su entorno Apple School Manager. Y desde el punto de vista de la seguridad es el más seguro de los tres. E incluye la suite iWork, las posibilidades de trabajo audiovisual, un LMS de fácil manejo y potente para usar con Apps y con seguimiento del trabajo realizado por el alumnado y feedback tanto escrito como audiovisual… y un montón de posibilidades con apps y plataformas que no requieren registro.

Apple juega también en desventaja porque la combinación de ASM con Schoolwork solo tiene sentido si adquieres iPads, y las administraciones no compran dispositivos porque sea lo mejor en el mercado -el iPad, actualmente, es la mejor opción y de largo, de muy muy largo-. Los compran por otros motivos, que no son ni capacidades, ni potencialidades tecnológicas o educativas -y si no mirad los precios de lo que compran en la mayoría de los casos: o de bajísima calidad o al mismo precio sin aportar ningún valor añadido-. La idoneidad y la calidad no es el punto uno ni dos de la decisión de compra.

Pero ciertamente sería problemático porque estas cuentas no pueden usarse para acceder a plataforma externas, que las hay y muy buenas y absolutamente respetuosas con los datos de los menores (y reitero que no les interesa a la administración).

 

green and white braille typewriter
Photo by Markus Winkler

La cosa cambiaría mucho…

Si los centros educativos recibiesen el dinero que utiliza la administración. Uno podría pensar que se gastaría mucho más, pero en realidad es muy al contrario. La cantidad de cosas que se compran desde la parte alta de las administraciones y que no tienen sentido, resultando un despilfarro, es tremendamente superior a lo que se adquiere desde los centros educativos. Por poner un ejemplo, las PDIs que, desde hace ya casi 10 años, no tienen ningún sentido en un aula… y podéis contarlas por miles en los centros. Las tabletas de marcas que no tienen ningún bagaje en educación. Las tabletas de malas marcas,… el ejemplo más claro, los mini-portátiles que tantas estanterías abarcaron y que prácticamente solo educación usaba -y con lamentable resultado- .

De hecho, un centro educativo podría hacerse como centro Microsoft o Google Workspace y además tener ASM y Schoolwork y usar la combinación de todas ellas con los iPads. Actualmente es la mejor opción para desarrollar experiencias de aprendizaje en el aula (de lejos)… y no lo digo yo solo.

Y fuera de todo esto, las increíbles plataformas online que dan mucho juego y que tampoco permiten usar. Bajo la bandera de la protección de datos meten a todos el mundo. Me recuerda al “armas de destrucción masiva…” dicho un millón de veces para convertirlo en pseudo-verdad.

Genial.ly, Canva, Thinglink, Adobe Spark, Classcraft, Codespark, Matific, Progrentis, EdPuzzle, PocketLab, Wooclap, Mindmeister, Trello por nombrar algunas y muchas más ¿juegan con los datos del alumnado? Rotundamente no.

 

El mundo educativo ni empieza ni acaba en un LMS o una suite de ofimática

Manel Rives
Manel Rives
Docente que trabaja con diferentes tecnologías, e intenta ayudar al alumnado a potenciar su creatividad y a realizar sus proyectos mediante tecnologías audiovisuales con nuevos dispositivos. Actualmente com oasesor de nuevas tecnologías y formación del profesorado en el Centro Autonómico de formación e Innovación de la Consellería de Educación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.