Terraplanistas educativos

Terraplanistas educativos

Educar para el futuro

vs

añorar el pasado

Es importante saber qué significa concebir la tierra plana. En el terraplanismo, las personas que consideran que defienden esta postura, consideran que su postura es tradicional, en realidad lo hacen desde un punto inflexible, anacrónico, en realidad rancio y evidentemente fuera de toda evidencia científica. 

Lo triste es tener que lidiar o discutir con terraplanistas. Cualquiera que tenga una mínima información sabe que, aunque no ha visto la Tierra desde una órbita lo suficientemente alejada desde la que observar la curvatura de nuestro planeta, confía en los estudios científicos que demuestran que esto es así y, como poco, las evidencias de ver otros planetas… salvo que piense que todo es una mentira, una mentira global donde intervienen medios de comunicación, científicos y el mundo en general. 

Últimamente he pensado mucho en los terraplanistas educativos, aquellos que basan sus convicciones en unas meras opiniones sin fundamento, son opiniones anacrónicas y rancias que se basan en su propia forma de ver el mundo, de la jerarquía de poder en el aula, en el centro y en la sociedad. Pero, para nada, suelen mostrar ni la mas mínima evidencia científica, ni tampoco lecturas de otros autores (que hoy en día se consideran tradicionales) que demuestran la validez de  la “esfera educativa” y mucho menos haber vivido fuera de ese mundo del aula. Esto puede parecer un problema baladí, pero me resulta personalmente uno de los grandes handicaps del mundo educativo: El hablar del qué y cómo debe trabajarse en el aula desde el planteamiento de lo que se necesita en el mundo real (real= fuera del aula) sin haber hecho absolutamente nada profesionalmente fuera de ella. Es un problema congénito que tenemos dentro de educación, los que vivimos el aula como alumnos y hemos pasado al aula como profes sin haber mediado prácticamente ninguna experiencia vital por el medio. Y los terraplanistas erigen su discurso concediendo unas necesidades que desconocen de la realidad, sin haber tenido experiencias personales y sin conectar el “conocimiento” desde el más amplio sentido de la palabra donde se incluye la esferas cognitivas, emocional y social, las tres ESENCIALES.

aerial photography of ocean waves

Algunos creemos que hemos ganado algo de experiencia teniendo otro tipo de desarrollo, yo mismo creo que he aprendido muchísimo haciendo otras cosas fuera de la educación (y deshaciendo muchas cosas, errando en muchos planteamientos y equivocándome en muchas facetas…) creo fervientemente que sólo en la equivocación y su posterior reflexión es donde APRENDEMOS (con mayúsculas)  y me ha servido para tener una óptica diferente de la educación. De algún modo, creo que he visto cosas que nos faltan, elementos que creo son fundamentales y que cuesta introducir: desde planteamientos educativos, pasando por tecnologías, y sobretodo filosofías… creo que filosofamos y discutimos muy poco en los centros educativos. No podemos pretender cambiar la educación si no planteamos las preguntas, la primera de ellas “Por qué”. Y podríamos desde ahí debatir el porqué de la carrera hacia la universidad , el porqué la gente tan mal formada como docente en la formación inicial universitaria, el porqué la administración nos constriñe, el porqué seguimos con un libro de texto, el porqué los sentamos en el aula de ese modo, el porqué nos pasamos más tiempo hablando que escuchando, el porqué la metodología está quedando relegada, el porqué de esa visión tan pobre e irreal de la aprendizaje socio-amocional, el porqué serán necesarias otras habilidades aparte de tu conocimiento cognitivo, etc. etc.

Yo no soy especial y, de hecho, otra mucha gente ha llegado a las mismas conclusiones antes. El desarrollo de la creatividad, la utilización diferentes lenguajes, apostar por las metodologías activas, STEAM, Soft skills… todo esto no es nada nuevo ni llega en un momento dulce al que nadie ha llegado antes en un momento de meditación en el plano superior. 

fish eye lens photography of high-rise buildings

Volviendo a nuestro terraplanista educativo, recientemente he tenido que escuchar a uno en una conferencia. Algunos compañeros aducen que hay que escuchar estas voces discordantes, yo difiero, del mismo modo que no escucho ni discuto con un terraplanista ni con un conspiranoico del COVID. Sus ideas y opiniones se basan en meras conjeturas basadas en su modo de ver el mundo, un terraplanista educativo es aquel que concibe la creatividad como un mero ejercicio de repetición, sin que medie nada más… teniendo que llegar a una nivel de conocimiento extremo, confundiendo creatividad con innovación. Aquellas personas que creen que ser creativo es igual alcanzar el 10º curso de piano y por arte de magia, ser capaz de ser creativo. El que considera que quien acaba una carrera artística produce material creativo simplemente por haber llegado. Se olvidan de que la creatividad no está relacionada con el CI y si con las vivencias personales, con la asunción de riesgos, con zonas de expansión personal, con las interacciones sociales, con la falta de estrés, con el pensamiento lateral, con la imaginación, y con tantas otra cosas… repetir y repetir hará que seamos buenos en la construcción del proyecto cuando aparezca la “chispa”, esa chispa creativa. Por so, todo proceso realmente innovador es creativo, pero no todo proceso creativo tiene que ser innovación. Un ejemplo muy claro lo tenemos en la cecino de Apple hace muchos años de crear un ordenador transparente, el iMac que cambio el rumbo de una compañía a la deriva. La idea de hacerlo transparente no requiere del conocimiento de cómo trabajar el plástico, tintarlo o eliminar la opacidad del mismo. Ese proceso le tocará a quien tenga el conocimiento de cómo conseguirlo, pero la idea creativa de tener un dispositivo cerca de las personas, agradable, estéticamente interesante… ES creativo. 

Un terraplanista considera que las dinámicas activas están para estorbar, no consiente que nadie más en su clase elabore un discurso y el tiempo se utiliza exclusivamente para sus explicaciones, porque evidentemente en su mundo no existe la red, ni las innumerables plataformas que explican estos mismos conceptos de mil formas diferentes. En esta tierra plana, todo lo emocional es una absoluta idiotez que no tiene sentido y no interfiere en la parte cognitiva de las personas, y los contextos socioeconómicos bajos se contrarrestan simplemente con esfuerzo. Y por ende toda la cuestión relativa a la atención a la diversidad se reduce en una adaptación al medio… el que llega llega y el que no, no sirve.

stack of jigsaw puzzle pieces

Ciertamente me resulta un discurso peligroso que estoy viendo crecer en algunos lugares y en algunas etapas educativas. Por desgracia en algunas de las etapas educativas, parece que el conocimiento (memorístico y cortoplacista) es el único a tener en cuenta para superar las pruebas (con validez limitada (30 días en la memoria a lo sumo), de una forma única y bajo el unció prisma de la repetición. 

No solo hay que aprobar exámenes, es que solo hay que aprobar exámenes. Hace unos días, se ha sabido que un profesor asturiano ha sido condenado a 8 meses sin empleo y sueldo por poner sobresaliente a todo su alumnado. Desde fuera puedes tener dos puntos de vista, pero cualquiera de los dos no es el contexto desde el que tomar partido. Desde fuera, poner a todo el mundo sobresaliente parece un sinsentido en el que se facilita a todos la situación para no tener que realizar el necesario esfuerzo. O puede verse como una oportunidad de eliminar la calificación de la ecuación, para dar más libertad en la creación del aprendizaje. 

Lo curioso de los terraplanistas es que abogan por una calificación que, desde un número, determine lo aprendido y para llegar a este número necesitamos únicamente el esfuerzo, la escucha atenta a las palabras del docente y la repetición como únicas armas necesarias. Y se basan además en el conocimiento sobre el mundo externo, aquel para el que supuestamente preparan a las personas, sin haber puesto ni un pie en él. Es el gran peligro del docente, el vivir sempiternamente en el aula, desde la posición de alumno para pasar a la de docente de forma directa, sin mediar tiempo de autónomo, de empresario, de trabajador en departamento de innovación, de colocador de estanterías, de… qué se yo, de cualquier cosa que viva fuera de los muros y tiempos de un centro educativo. 

Es peligroso dejarse contagiar por un terraplanista, porque somos los diferentes lo que debemos convencer del necesario cambio, de las preguntas alternativas que hay que realizarse, de las propuestas que permiten arriesgarse a desarrollar una creatividad, un pensamiento crítico y una autonomía y empoderamiento más necesario que nunca… y no deberíamos ser nosotros, nosotros no vemos la Tierra plana. 

Manel Rives
Manel Rives
Docente que trabaja con diferentes tecnologías, e intenta ayudar al alumnado a potenciar su creatividad y a realizar sus proyectos mediante tecnologías audiovisuales con nuevos dispositivos. Actualmente com oasesor de nuevas tecnologías y formación del profesorado en el Centro Autonómico de formación e Innovación de la Consellería de Educación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.