El puzzle de la motivación en educación

El puzzle de la motivación en educación

MOTIVACIÓN INTRÍNSECA

vs

MOTIVACIÓN EXTRÍNSECA

¿Qué es mejor para motivar a las personas, el premio o el castigo? Esta pregunta nos lleva preocupando a los docentes desde hace mucho tiempo.

Cuando hablamos de motivación, todo el mundo conoce los dos conceptos principales: la motivación extrínseca y la motivación intrínseca. Y cuando hablamos de motivación y castigo, queremos dar a entender que no se produce aprendizaje… y no es cierto. En realidad sí que se produce, de hecho ¡cuántas vivencias de gran impacto emocional negativo tenemos asociadas a aprendizajes. Lo que en realidad no queremos es ese trauma asociado a esa vivencia. Todo ser humano prefiere un aprendizaje basado en impactos emocionales positivos.

La motivación extrínseca, aquella que se basa en recompensas externas suele ser una herramienta eficaz para lograr un resultado o una meta a corto plazo. Los incentivos externos son una forma común de motivación. La gamificación, como metodología de aprendizaje tiene sus buenos efectos… el problema viene cuando la sobre-utilizamos en un contexto educativo saturando al alumnado con ello. Podemos llegar a caer en lo que se conoce como “PBL” (Points, Board and Leadership = puntos, tablero y liderazgo) en el que los menos avanzados, los que seguramente menos oportunidades tienen para conseguir recompensas por una mala clasificación en los desarrollos (posiblemente aquellos que necesitan más ayuda) se ven descolgados y, aquello que justamente debería generar un efecto de atracción, acaba creando un efecto rebote.

man and woman sitting on chairs

La motivación intrínseca en el contexto del aprendizaje, por otro lado, se basa en el placer y la satisfacción de aprender en una actividad, de desarrollar nuestros talentos en un contexto mucho más profundo y más amplio, una forma interna de conseguir la implicación. Puede llevar a las personas a realizar actividades tan variadas como tocar un instrumento, leer un libro, tener un hobby, pintar, y sí… hacer deporte (o por lo menos comenzar a hacerlo, cuando aún no generamos suficiente dopamina para que tire de nosotros antes de la siguiente sesión y tenemos que tirar de nuestro compromiso, de nuestra motivación interna para lograr nuestro objetivo personal).

Muchos expertos consideran que la motivación intrínseca es la mejor manera de alcanzar metas a largo plazo. Al sentirse motivado desde el interior, la gente es más propensa a dedicar más tiempo y energía a una actividad, es más duradera que la motivación extrínseca, por lo que los resultados seguirán incluso cuando los incentivos externos desaparezcan. En ese sentido, os recomiendo parar ahora mismo de leer y ver el siguiente vídeo

La primera vez que vi este vídeo, hace algo más de seis meses, coincidió con otras cuestiones en mi vida que me llevaban a preguntarme muchas cosas, entre ellas qué estaba haciendo en el aula… me hice muchas preguntas, y continuo haciéndomelas, sobre si ponemos demasiadas zanahorias y palos delante de lo que queremos que consigan nuestras pequeñas y pequeños en vez de buscar otros elementos más intrínsecos. 

¿No tiene cierto paralelismo con la educación?

Es cierto que puede ser necesario poner esos ingredientes externos de vez en cuando, generar dopamina a chorro… ¡de vez en cuando! pero también es necesario pensar a largo plazo… . Son preguntas que necesitan de una aproximación diferente. Cuestiones más profundas acerca del objetivo último de esto que llamamos “educación”.

La motivación intrínseca perdura más en el tiempo, además de estar asociados a procesos neurológicos más complejos que se van consolidando con la edad. No por ello la motivación extrínseca pierde valor… cuando lo utilizamos bien, cuando conseguimos generar una experiencia de aprendizaje que motiva, conecta y arrastra a nuestro alumnado. Pero no podemos perder el objetivo de buscar la transferencia hacia una motivación intrínseca, una suerte de puente que construir desde el exterior para generar la suficiente fuerza interior que mantenga esa llama encendida… ¿demasiado poético? Es posible

They’re engaged!!

dirían algunos

Los estudios más recientes han comenzado a indagar más profundamente en cómo funciona la motivación en el cerebro. Esto nos ha permitido entender mejor qué factores contribuyen y cómo afectan en el comportamiento.

La motivación intrínseca se encuentra en el conjunto de circuitos neuronales conocido como sistema de recompensa. Estos circuitos activan diferentes partes del cerebro comenzando por una zona del tronco del encéfalo, subiendo al sistema límbico, concretamente al núcleo accumbens, y pasa al lóbulo frontal. Esto se asocia con la autorregulación y las respuestas asociadas a la recompensa e intervienen neurotransmisores como la dopamina, la serotonina o la noradrenalina.

brown wooden blocks on white surface

Quizás sea esto una de las facetas más importantes. El trabajo sobre la autorregulación en los más pequeños. El desarrollo de sus funciones ejecutivas en edad escolar, de la implicación a la hora de desarrollar proyectos de investigación, de creación, de revisión (por favor, no confundáis con la cultura del esfuerzo… aunque haya que esforzarse implicarse, no es ni remotamente lo mismo).

Volviendo a nuestro palo y zanahoria educativa… me pregunto si intentar conseguir una mayor motivación intrínseca no tendrá más que ver con propuestas diferenciadoras, personalizadas y multidisciplinares que con premios que podamos ofertar.

No quiero decir que haya que desechar situaciones que tiren de la motivación extrínseca, de la gamificación o de recompensas puntuales, pero no hay nada más gratificante que ver a tu propia maestra o profe felicitarte por tu esfuerzo… ¿no sería mucho más increíble ayudar al alumnado a buscar sus talentos, creer en ellos y ayudarles a crear proyectos en los que puedan ponerlos en práctica?

¿No sería más educativo mostrarles el camino de resiliencia, de proyección, de mentalidad de crecimiento, de implicación en los proyectos que aman y ayudarles a caminarlos?

Una persona motivada desarrolla lo que ama

¿Por qué iba a ser diferente con los niños y ñas niñas?

Manel Rives
Manel Rives
Docente que trabaja con diferentes tecnologías, e intenta ayudar al alumnado a potenciar su creatividad y a realizar sus proyectos mediante tecnologías audiovisuales con nuevos dispositivos. Actualmente com oasesor de nuevas tecnologías y formación del profesorado en el Centro Autonómico de formación e Innovación de la Consellería de Educación

Deja un comentario