Vocaciones parte 2

 business-163860_640La cuestión STEM. Los políticos intentan conseguir, basándose en planteamientos de expertos (ya sabéis que cuando dicen ‘expertos’ sin nombrar a nadie es que, en realidad, no hay ningún experto que mantenga dicho planteamiento) aumentar la cantidad de personas que trabajen en áreas asociadas a las ciencias, tecnologías, matemáticas e ingenierías.

Antes de nada vamos a centrar la cuestión. Lamentablemente algunos políticos y ejecutivos educativos confunden el término STEM con el ‘acercamiento STEM’ en educación negándose a aceptar el acercamiento bajo STEAM. El primero es un término científico que engloba las áreas arriba especificadas. El segundo es una forma de entender la educación que persigue desarrollar esas aptitudes pensando en los trabajadores del mañana. Lo triste es oír a estos ejecutivos educativos aducir que se debe usar el término STEM porque es el aprobado por la comunidad científica… No habéis entendido nada chicos. Por cierto, ya hay una resolución en el congreso americano para introducir las artes y el diseño como ejes fundamentales dentro del modelo STEM. Y otro ejemplo, Ian Livingstone, el creador de los famosos juegos ‘Tomb Raider’ y ‘Doungeon Dragons’ abrirá tres centros educativos en Londres ofertando 3.000 plazas en el que se impartirá un programa basado en STEAM.  Pero antes de seguir con este planteamiento vamos a pensar porqué es un contrasentido desarrollar habilidades STEM en la educación tal y como está el panorama en nuestro país.

En primer lugar todos hemos oído hablar de las enormes posibilidades que se le abren a los científicos, matemáticos e ingenieros en España, ¿verdad? De hecho, están tan bien valoradas que, incluso, nos traemos científicos del extranjero. Económicamente están tan bien retribuidas que se colocan en la parte alta de la tabla salarial. Y profesionalmente son tan reconocidas que la figura del becario perpetuo nunca ha existido en nuestro país.

Potenciar las salidas relacionadas con estas áreas exige un reconocimiento social, económico y laboral que permita a aquellos que sienten esas vocaciones plantearse vivir de ello. Y eso tiene mucho más que ver con las condiciones en las que se encuentra un país, sus valores sociales y el tipo de economía que quiere construir que con lo que hagamos en la escuela.

Pero si, es cierto, en la escuela lo podemos hacer mucho mejor. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta. ¿La universidad enseña a los docentes a detectar a personas altamente competentes en diferentes áreas? Voy más lejos, ¿las facultades enseñan de forma eficiente a los docentes? Pues sinceramente no. Salvo honrosas excepciones (tengo la fortuna de conocer personalmente a alguno de esos docentes universitarios) la mayoría de los profesionales de la universidad ostentan unos métodos, objetivos y valores anacrónicos, descontextualizados y alejados de la realidad escolar. Y esto no tiene pinta de cambiar a corto ni medio plazo. Pero los docentes salen de las facultades de magisterio y eso nos lleva al cuestión número 3.

¿Qué enseñan los docentes? Mejor dicho, ¿enseñando cómo enseñamos en nuestras aulas, podemos detectar las capacidades relacionadas con las áreas STEAM? ¿Acaso no estamos desvirtuando el aprendizaje al centrarnos en el desarrollo curricular más que en potenciar la toma de decisiones, la capacidad de trabajar con datos y sacar conclusiones o asumir riesgos a la hora de presentar proyectos? No podemos esperar otra cosa. Y eso nos lleva a la 4ª premisa.

¿Qué relación existe entre la metodología usada y potenciar estas áreas? Pues claramente mucha. Si hay algo que puede determinar qué y cómo se aprende en relación a las áreas científico-tecnológicas es el uso de metodologías activas. Los sistemas que se centran en el docente –en cómo se enseña– más que en el alumno –en cómo se aprende– pecan siempre de lo mismo. Pecan de no dar espacio al descubrimiento, de no dar oportunidades de relacionar la teoría con la realidad, de no crear espacios para proyectos, de no proveer de situaciones para mostrar soluciones falsas para llegar a las más certeras, de centrarse en el discurso convergente y no dar espacio al pensamiento lateral.

No nos quejemos, pues, de no contar con personas que ven de forma positiva estas áreas, es literalmente imposible que el alumnado vea significatividad en su día a día educativo.

Y eso nos devuelve al punto inicial. STEM en educación. Los que escapan del acercamiento STEAM olvidan el valor educativo de este último. Piensan que el incluir las artes en el proceso es para enseñar a futuros músicos o pintores. Si ese fuese el planteamiento acertado, porqué deberíamos enseñar a futuros músicos matemáticas o ciencias… ¿Para qué les puede servir? Ridículo, ¿verdad?

Desde luego que incluir las artes puede beneficiar a futuros artistas, pero ese no es el planteamiento, el trabajo con las artes no tiene como público objetivo a los futuros profesionales de las artes. El acercamiento STEAM incluye propuestas de diseño, de artes, de creatividad. Incluye los conceptos arraigados en una forma de entender el conocimiento holístico, una forma de ver el aprendizaje en el que todos podemos desarrollar nuestra creatividad. Esto, que a simple vista parece una perogrullada, es imposible de hacer entender a nuestros líderes educativos y administrativos. 

El desarrollo artístico predispone a las personas a acercarse a un problema desde un millón de formas diferentes, la inclusión de elementos de diseño incluye el lenguaje audiovisual, de emisor y receptor, de trabajo en equipo, de roles, de observar la realidad desde prismas diferentes. La potenciación de la creatividad desarrolla la asunción de riesgos, la autoestima, la plasmación de diferentes opciones ante un problema o el acercamiento a una hipótesis para proponer soluciones diferentes.

Lo más sangrante es escuchar a alguno de ellos aducir que las Artes pueden ser enseñadas sin ser de forma explícita. Chicas y chicos, desgraciadamente no habéis entendido nada. Sin explicitar se puede enseñar cualquiera de las letras del acrónimo STEAM… Cualquiera.

Es más, actualmente la metodología que se intenta introducir en los últimos niveles educativos y que se conoce como ‘Design Thinking para educadores’ proviene del mundo del diseño industrial y de la publicidad. Y dicha metodología exige un acercamiento en el que la creatividad, las artes y el diseño son esenciales. Y sin embargo no somos capaces de cambiar.

Vamos a buscar alguna empresa de este mundo científico-tecnológico y ver qué relaciones existen entre las artes y el mundo tecnológico, por ejemplo Apple. Empresa amada por unos y odiada por otros, lo que queda claro es que una de las empresas líderes en el mundo tecnológico que más ha cambiado la sociedad en los últimos 30 años. En ella existe una íntima relación entre arte y tecnología, entre el planteamiento desde la mesa de dibujo y la idea científica y el producto final, entre la creatividad para crear un producto desde cero hasta el replanteamiento desde la cima del éxito.

Ya lo dijo St ve Jobs, hace más de 30 años, al afirmar que sólo en la intersección entre lo mejor de las denominadas ‘liberal arts’ y los mayores profesionales del mundo técnico y científico se produce el mayor de los avances. Y este ejemplo se puede visualizar en muchas otras empresas: Pixar que cuenta con los mayores avances en generación de imagen digital (Edwin Catmull, cofundador de Pixar así como actual presidente de los estudios Pixar Animation Studios y Walt Disney Animation Studios. Catmull es científico y ha contribuido con la invención de la técnica Z-buffer para la generación de imagen digital), o ‘NeXT Límit’, empresa española nacida para realizar previsualizaciones destinadas a entender el comportamiento de la dinámica de fluidos en la construcción de buques para ser una firma líder en la creación de efectos especiales con fluidos, gases y renderización de imagen, biotecnología e ingeniería.

Estos ejemplos, lo que nos proponen, es que las cualidades humanas son variadas y se necesitan entre sí, necesitamos a personas cuyo enfoque sea diferente, sea creativo y no basado en premisas o miedos anteriores. Esto sólo se consigue actuando, desde el inicio, bajo la idea de que el aprendizaje es variado, ‘orgánico’ como afirma Sir Ken Robinson, personal y en una constante búsqueda de aquello que nos hace felices. Y todas las facetas, TODAS, son necesarias y unas no son ni menores ni dependientes de otras.

Únicamente desde la perspectiva integral que trabaje de igual a igual con el acercamiento STEAM y mediante metodologías activas que tenga en consideración lo que se define como SEL (social and emotional learning) podrá conducir un desarrollo completo a la persona.

¿Zanjada la cuestión STEAM? Tristemente no, pero seguiremos intentándolo. 



Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: