Todo lo que necesitas saber para implementar un proyecto con iPads: logística

 

tumblr_inline_mljy3iz5tu1qz4rgp

Comenzamos la primera parte del artículo relacionado con la implementación de un dispositivo como el iPad en el proceso de enseñanza aprendizaje de nuestras escuelas.

En este caso vamos a tratar el tema de la logística, esa cuestión que parece ser esencial (y lo es) en cuanto a la implementación de una nueva tecnología, pero no es más que el primer paso de un camino que hay que recorrer y que no puede ser vallado por esta primera cuestión.

La primera cuestión que nos salta es la compra de las Apps. Pero antes de realizar dicha compra deberíamos tener en cuenta si nuestro trabajo con los iPads se va a realizar bajo los programas denominados 1×1 o en grupos con un sólo dispositivos.

Esta formulación de dinámicas de trabajo va a condicionar nuestro gasto y nuestras dinámicas de trabajo por lo que es NECESARIO que se tenga en consideración partiendo de nuestros objetivos básicos de trabajo,

Compra a nivel individual. Es necesario saber que las compras deben ser realizadas a nivel individual y podremos tener acceso a la instalación hasta el cinco tipos diferentes. Por lo tanto el coste total de la compra de aplicaciones siempre tendrá un coste menor que comprar licencias para cada uno de los positivos.

Comprar a nivel institucional. El centro deportivo deberá darse de alta para ser gestionado como una entidad educativa esto permite que el coste de las vacaciones baja hasta un 50%, siempre que tengamos un mínimo de 25 dispositivos sobre el que instalarlos. Otras características es que el centro debe gestionar las compras a través de una persona responsable del programa en su centro educativo, y una cantidad de instructores que el centro puede determinar según sea conveniente y, los instructores del programa, que son las personas que realizan la adquisición de las aplicaciones y gestión en los iPads a través de cupones de códigos.

Llegados este punto es conveniente saber que existe una aplicación gratuita “iOS configurator utility”, que permite a los instructores gestionar todos los dispositivos del centro de una manera única para todos ellos.

Gestión del trabajo colaborativo:

Otra de las cuestiones a tratar es el modo de trabajar de forma colaborativa o en red por parte del alumnado que utiliza dispositivos. Como ya es conocido, Google ofrece una de las suites ofimáticas más conocidas a nivel de Red: GoogleDocs. Para hacer uso de esta suite que ofrece Google, podemos hacerlo o bien a través del navegador, lo cual no acaba siendo el mejor modo de trabajar, o bien a través de alguna e las Apps que podemos encontrar en la tienda de Apple, destacando “Quickoffice HD” de la que hay una opción gratuita para usar con GoogleDocs y una de pago de opciones más amplias.

Pero no debemos desdeñar las Apps que ofrece la propia Apple en su paquete de iWork: Pages, Numbers y Keynote que, aunque hay que pagarlas por separado (si, son de pago) son realmente las mejores (y de largo) en su categoría (procesador de textos, hoja de cálculo y presentaciones respectivamente).

Las otras opciones pasan por utilizar sistemas de almacenamiento online como Dropbox, Sugarsync, Googledrive, etc. ZohoDocs, como alternativa a GoogleDocs es un sistema que ofrece en su web multitud de opciones pero tiene mucho que mejorar en sus capacidades de edición vía iPad.

La adquisición de libros de texto en formar digital es, par acuchas personas, el primer paso que quieren dar al meterse en este mundo, bien porque siempre han trabajado de este modo y no se atreven a aventurarse sin ellos, bien porque consideran que su existencia es necesaria. Par a estos últimos existen soluciones del tipo que ofertan empresas como Blink Learning. Aunque yo diría que “para este viaje no hacía falta estas alforjas…”

Mi idea, como ya muchos sabéis, va más en el camino de realizar nuestros propios libros de texto, bien como materiales creados por el propio docente o como materiales creados por el alumnado. Para el primer caso existen opciones en el mercado que nos permiten generar libros digitales interactivos. En este punto destaca por su simplicidad y su potencia “iBooks Author”, además de ser gratuito. Otras opciones que están apareciendo en el mercado, y haciendes un hueco en EE.UU., son Inkling y Kno que son realmente unas opciones a tener en cuenta.

Cada una de las tres opciones son interesantes y tienen sus pros y contras. Las dos últimas no están todavía presentes en el mercado español pero es muy posible que veamos como aparece en nuestro mercado de lengua castellana las plataformas de Kno Advance y Inkling Habitat.

Pero, si volvemos a las dinámicas de trabajo en grupo -y a menor escala- podemos encontrar opciones para iPad como Book Creator que nos permiten incorporar elementos multimedia a desarrollos de textos generando libros en formato ePub que son leídos y almacenamos y compartidos desde el propio iPad.

Problemas

Siempre existen problemas. el primero es el del precio. Hace pocas fechas estuve con algunos compañeros en el EABE13. Algún que otro proyecto se será realizando con Android. No voy a entrar en polémicas sobre el tipo de software que usa una u otra plataforma, pero si dejar claro que la diferencia ENORME en cuanto a las posibilidad que nos permite el iPad con respecto al Android en el trabajo de diferentes alfabetizaciones y las capacidades que nos permite el dispositivo y lo bien construido que está el software en combinación con su hardware en comparación con el Android que funciona de forma mucho menos efectiva (si, creedme, es así), además de contar con un sistema que, en estos momentos, no permite alcanzar las posibilidades del iPad, digan lo que digan sus defensores. Encontrar alternativas en Android a Toontastic, Educreations o una aplicación a la altura de iMovie, Keynote, 123D Creature, TimeLine 3D o Strip Designer (y muchos otros más) es prácticamente imposible.

Y este problema hace que, en mi opinión, no se estén trabajando algunas de los elementos esenciales hoy en día, desdeñándolos y etiquetándolos como menos importantes, ya que su plataforma escogida no es capaz de hacerlo. Eso si, el precio es menor… en hardware menor claro. Como siempre se ha dicho, “no hay duros a cuatro pesetas”. Asi que, en mi opinión, este tipo de dispositivos valen muy mucho la diferencia.

Poro otro lado, una de las cuestiones que siempre aparecen en el aula es la gestión de apps, que deberemos gestionar como comentamos arriba. Otro de los siempre recurrentes problemas que aparecen con los tablets es la cuestión de las roturas de pantalla. En ese sentido, es interesante contar con un seguro escolar que incluya ese tipo de percances. La tercera cuestión es… el iPad es del alumno o del centro? si es lo segundo, la cuestión es importante si queremos darle un margen de maniobra al alumnado que puede hacer un uso creativo, ocioso y personal de dispositivo o, si es del centro, la configuración y el uso de imágenes y textos estará supeditado estrictamente al escolar.

Pero el problemas más grave, ya no es el logístico, tiene más que ver con el propósito del uso del dispositivo, el para qué y porqué queremos usar un iPad en el aula. Pero ese es un tema que veremos más adelante en otro de los capítulos de este tema.

Problemas menores que pueden presentarse sobre el mismo dispositivo está el límite de capacidad de almacenamiento. Es cierto que el iPad no soporta la incorporación de tarjetas SD de ampliación de memoria, pero no es menos cierto que, atendiendo a los documentos de texto e imágenes, cada vez se impone más el uso de la “nube” como sistema de almacenamiento.

Por otro lado, la generación de experiencias audiovisuales son de extrema facilidad pero la calidad de sonido que podemos incorporar en el iPad es algo menor debido principalmente a su micro incorporado. Este problema desaparece completamente adquirimos algún tipo de micrófono externo que puede ser conectado al dispositivo, como por ejemplo el MiC (para los puristas), o haciendo uso de iRig o CableJive entre otras opciones.

También encontraremos cierto problemas a la hora de grabar vídeo, más que nada por la falta de estabilidad al tener que sujetar el dispositivo con las manos. Para este caso existen diferentes opciones en el mercado que nos permite acomodar el iPad a un trípode mediante un arnés. Entre las posibilidades que encontramos en el mercado, está la opción de de Delkin, Grifiti o Makayama para diferentes bolsillos e intereses.



Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: