Te falta una A, una A mayúscula

Te falta una A, una A mayúscula

Pure-mathematics-formulæ-blackboard

 

Ya sabemos que la educación es una simulación en la que prevalecen los elementos arcaicos, anacrónicos, indiscutibles, indisolubles junto a las modas más modernas. Me recuerda un poco a esa visión del Japón que nos venden (digo que nos venden y a lo mejor es cierta) en el que el mundo tradicional se mezcla (no sé si bien o mal) con lo más moderno.

En educación ya os digo que no, no se mezclan bien, básicamente porque hay demasiados intereses, demasiado politiqueo de todas partes y demasiado miedo… miedo a salir de la zona de confort. Y por otro lado, hay demasiado dinero en juego, demasiada posibilidad de poder modificar la sociedad y demasiadas tecnologías que aparecen y que se intentan introducir de la forma que sea… esto es, sin pensar.

Así que tienen que aparecer cada día nuevas palabras que definan conceptos nuevos. Muchas de esas palabras las abrazo porque creo en su contenido y estoy convenido de su poder transformador: tenemos PLE, flipped learning, design thinking, iPadology, SAMR, PBL, CBL, y eso que no hemos tocado el currículo: UDI, tarea, actividad, ejercicio, competencia básica (perdón, digo clave), etc. etc.

Hoy me voy a quedar con una en concreto: STEM, una suerte de acrónimo que proviene del inglés y que viene a significar Science (ciencia), Technology (tecnología) Enginering (ingeniería), Maths (matemáticas). De un tiempo a esta parte se intenta que los sistemas educativos presten una especial atención a estas áreas, basándose en la necesidades de profesionales cualificados hoy (y habría que recalcar mucho lo de “hoy”) y en datos que vienen a decir que mucho del alumnado tiene un déficit en dichas áreas.

Bueno, habría mucho que hablar sobre ello, porque no estoy de acuerdo en que la base de lo que hagamos para el mañana de nuestro alumnado sea a partir de datos de hoy, sinceramente creo que seguimos planteando las cuestiones desde un punto de vista nada acertado. Pero dejemos por un momento que esto sea así, que realmente haya que trabajar con mayor ahínco sobre cuestiones relacionadas con la ingeniería, las ciencias, la tecnología y la matemática.

¿No creéis que falta algo? os lo digo yo, falta una A, la A de Arts (arte), STEAM es una corriente que empieza a recorrer los mismos estados que vieron nacer a su antecesor. Es evidente que el alumnado no mejora simplemente porque tenga más horas de una asignatura sino renovando lo que se hace. Por si no lo sabéis, el 60% de los CEO de las mayores empresas del mundo relacionados con la tecnología provienen de humanidades. Eso nos debería hacer pensar en qué es más importante, si enfrascarnos en una u otra área concreta obviando otras igual de importantes, menospreciándolas, o renovar lo que estamos haciendo en el aula desde otro punto de vista.

Steve Jobs es, desde mi punto de vista, una persona con enormes luces y sombras, pero indudablemente un genio al que se le otorgará el mérito debido en su momento, y no porque haya inventado esto o lo otro, sino por su visión global. Y es que Steve Jobs siempre mantuvo que la mejor empresa creativa es la que no se dedica simplemente a ganar enormes cantidades de dinero con nuevos dispositivos o presentando películas en 3D sino a cambiar como la sociedad se comunica, disfruta, crea…, aquella que une lo que los americanos llaman “liberal arts” y las ciencias. Sólo en ese punto neurálgico suceden las mejores cosas.

¿No es tiempo de otorgar a la música, la danza, el teatro, la pintura, a la fotografía, el cine, el cómic… el lugar que les corresponde como elementos indispensables dentro de nuestro aprendizaje? no es tiempo de presentar ya una acción global que incluya a las artes y su innegable conexión con el aprendizaje de las matemáticas, la ingeniería, la tecnología y la ciencia?

Einstein diría que si… y por eso todos los genios matemáticos tocaban un instrumento musical y él, en los momentos de mayor necesidad de clarividencia, tocaba su violín.

Vayamos a STEM, si, pero son la A de STEAM

Comments: 2

  • Deja un comentario