Albert Camus

Pero cuando oí la noticia, mi primer pensamiento, después de mi madre, fue para ti. Sin ti, sin la mano afectiva que extendiste al pobre niño pequeño que era, sin tu enseñanza y ejemplo, nada de esto habría sucedido.

Albert Camus, en el discurso dedicado a su maestro de primaria al recoger el premio Nobel de literatura en 1957.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.