No por mucho evaluar, amanece más temprano

No por mucho evaluar, amanece más temprano

Hace exactamente 5 años y 3 meses publicaba esta entrada en mi página web, en aquellos momentos todavía en en servicio de Tumblr, sobre la Fundación Gates y su proyecto de “conocer” cómo mejorar la educación a través de la realización de una evaluación exhaustiva del profesorado.

En aquel artículo, me quejaba de esta postura  Parece que el quejarse puede ser entendido como que no queremos (o no quiero) que me evalúen. Nada más lejos de la realidad.

No estoy en contra de que me digan si cumplo o no… pero como en otras muchas ocasiones, no se trata simplemente de estandarizarse a lo que alguien quiere que hagamos. Habría mucho que hablar sobre si los estándares están trayendo algo bueno. Yo principalmente creo que no, o por lo menos no en las etapas de educación preuniversitaria.

La Fundación Gates pensaba que sí, y en aquel entonces comenzaba un “megaproyecto” para evaluar al profesorado y poder observar qué es lo que hacia que uno fuese mejor docente que otro.

Aparte del hecho, que ya comentaba en aquel momento, de que era más necesario evaluar unos recursos educativos públicos, un sistema educativo, una política educativa, unos políticos educativos o a unos evaluadores… posiblemente se está midiendo elementos que no era necesario medir, dejando de lado otros si mucho más esenciales y, a la vez, mucho más complicados de evaluar.

 

¿Cómo mides la interacción del docente con el alumnado?

¿Qué medida existe para monitorizar la energía que pone un docente?

¿Existe algo para calcular la emoción que le pone un profesor?

¿Podemos utilizar algún sistema métrico para valorar las sinergias que genera un docente con el alumnado?

Y así podríamos seguir ad eternum…

Y esta semana, 5 años y 3 meses  y 500 millones de dólares más tarde, la Fundación Gates ha dicho en sus resultados… que se estaba equivocando.

Es loable hacerlo, muy posiblemente casi seguro que es algo que ningún político de aquí, ni Consejerías ni desde luego instituciones (seudo tecno educativas) que acaban decidiendo cómo gastar millones de euros desde un nivel de conocimiento peligrosamente lamentable habrían hecho.

Cinco años y tres meses más tarde, un nuevo informe de más de 500 páginas realizado por la propia Gates Foundation y más de 575 millones de dólares gastados, han llegado a la misma conclusión que había llegado yo con el coste de mantener mi blog abierto. Bueno… yo y mucha más gente.

La evaluación continua de los docentes no es la forma de mejorar la situación, no en primer lugar ni a corto plazo, aunque haya que medir nuestra labor, o mejor dicho, nuestro valor. Algo mucho más importante.

Evidentemente que no estoy en contra de la evaluación del docente, pero en el mismo momento en que se evalúen a los directivos de la administración bajo el mismo prisma, así como el currículo -el que realmente debería ser evaluado- y el propio sistema educativo.

La Fundación Gates ya ha combiado, a raiz de su informe, de objetivos y de procedimiento. Ahora se centrarán en mejorar el currículum, quizás en un momento no demasiado tarde veremos eso mismo aquí.

Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash
Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.