Implementando un proyecto de iPads en un centro educativo

iPad mini
El iPad es posiblemente el dispositivo más disruptivo del momento y es importante tener en cuenta las cuestiones técnicas pero sobretodo las cuestiones metodológicas, como por ejemplo:

  1. Cuáles son los objetivos a conseguir con la implementación del iPad? Compromiso, acceso a libros digitales, entornos de aprendizaje, consumo de contenidos, o una mezcla de todo?
  2. Qué puede hacer el iPad que no pueda ser realizado con otro dispositivo? Es decir, que problema de aprendizaje puede solventar el iPad? Y para ello hay que cambiar de óptica, modificar qué queremos hacer y porqué. No vale seguir haciendo lo sino con un dispositivo nuevo.
  3. Qué tipo de enseñanza utilizamos: Instrucción directa mediante unidades de trabajo, aprendizaje basado en proyectos o problemas, aprendizaje basado en juegos…? Es decir, qué tipo de aprendizaje utilizamos y en el que esperamos que el iPad tenga un papel. Es, evidentemente, un cambio más profundo que el propio dispositivo en sí.
  4. Cuál es el nivel de conocimiento y disponibilidad de tecnología educativa del profesorado y del centro? Además de la incorporación de iPads, es necesaria una infraestructura de red, incorporación de conexiones a los proyectores… Por no hablar de la formación del docente en el uso didáctico (que no técnico) del dispositivo.
  5. El uso del iPad en el aula requiere una planificación especial y específica? Qué cambios habrían de ser realizados para permitir la introducción del iPad en el aula de forma fluida?
  6. Cuál es el papel que debe tener un docente en un programa con iPad? Qué se espera de él? Tiene autonomía para incluir Apps? Sugerir tareas, actividades, planificación o simplemente hacer como en los planes gubernamentales como el lamentable Abalar de la Xunta.
  7. De los proyectos que conozco sobre implementación de tecnología educativa, prácticamente todos se basan en la tecnología, en su coste y en su implementación más que en su potencia educativa y su capacidad transformadora. Implementar un programa que permite abrir un libro de texto digital para hacer lo mismo de siempre, no es un programa que vaya a llegar muy lejos (educativa meten, políticamente seguro que sale en portada). Quizás sea por eso que todos los programas que se han implementados a nivel oficial han tenido tan escaso poder transformador.
  8. E3: experimentar, experimentar y experimentar. Esa es una de las premisas que deberíamos seguir cuando ponemos al alumnado ante nueva tecnología que logra llevar más lejos su aprendizaje. Un aprendizaje que es a la vez individual cuando es cognitivo y colectivo cuando es social. Realmente llevamos eso al aula? El iPad nos permite conectar de múltiples modos y de forma transparente. Permitamos que eso suceda, vayamos más allá.
  9. Realmente estamos convencidos de la necesidad del un cambio? Porqué no tengo la sensación de que sea así, más bien de que la gran mayoría de los docentes se encuentran muy cómodos haciendo lo mismos de siempre y adaptando la tecnología al modo de trabajo que lleva mantenido sin cambios muchos años. El iPad nos permite generar experiencias de aprendizaje basadas en una tecnología casi invisible, pero lo es cuando modificamos nuestro quehacer, si no se produce ese cambio su valor es tan alto como cualquier otro tablet que es usado para escribir, o en un ordenador que es casi lo mismo.
  10. El uso del iPad se va a circunscribir al centro? El aprendizaje ubicuo, conectado y personalizado que permite el iPad es una buena cuestión a tener en cuenta a la hora de permitir o no permitir su uso fuera del aula.


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: