“Good Work»

“Good Work»

GOOD WORK

M

e he dado cuenta de que, en los últimos años, he ido adquiriendo elementos que he incorporado a mi mochila. Un viaje que me ha llevado desde la metodología, pasando por la mentalidad de crecimiento, posteriormente la neurodidáctica y finalmente volviendo a la metodología.

En ocasiones tengo la sensación de que no soy capaz de incorporar a mi bagaje tantos conocimientos como la velocidad a al que soy capaz de acceder a ellos. Por otro lado, una de las cuestiones que considero más interesante es acceder a conocimientos que me hacen dudar sobre mi práctica actual que, todo sea dicho, no es la misma que la práctica que realizaba hace unos años.

Es un ejercicio complicado. Conseguir incluir aquellos elementos que, siendo contrarios o diferentes a lo que ya vienes haciendo, te convencen para modificar tu práctica docente.

En esta mi segunda vuelta a la metodología, he encontrado esta web on recursos que creo muy interesantes y que me hacen cuestionarme sobre lo que hago pero sobretodo cómo lo hago. Proceden del Project Zero, el proyecto de la escuela de educación de Harvard, que proviene de la idea del «visible thinking» o el pensamiento reflexivo sobre la práctica de aprendizaje-emseñanza.

Esta zona de recursos y protocolos de actuación, llamada «Good Work«, contiene una buena serie de elementos que conviene tener en cuenta. Este sitio web contiene dos «toolkits» principales o marcos de trabajo alrededor de la idea de realizar  un «buen trabajo» por parte del alumnado. Concretamente sobre el trabajo a nivel individual y el buen trabajo colaborativo.

Aquí tenéis los dos toolkits y los enlaces a visitar. Creo que merecen mucho la pena para hacernos pesar qué estamos y cómo estamos haciendo en el aula.

Good Work Toolkit

Este toolkit se refiere a los procesos cognitivos que tienen lugar a lo largo de un proyecto que tiene como último paso la creación de un producto final. Se enfoca en tres puntos fuertes que, por otro lado, nos confiere una dimensión que va mucho más allá del aspecto cognitivo. Esto ya hace que me agrade especialmente. 

Entiendo la necesidad de los contenidos y entiendo el trabajo competencial, pero quedarnos en ese punto y no ir más allá es abandonar una de la premisas más importante que tiene la educación: cambiar el mundo. Y desde ese prisma, este marco de trabajo hace referencia a tres objetivos esenciales para los participantes:

  • Definir el «buen trabajo» como un desarrollo hacia la excelencia, intentando acercar al alumnado al «expertise», como determinan lo sajones.
  • Definir el «buen trabajo» desde un punto de vista ético en el que el (o los) productos finales deben girar en torno a una necesidad social, creando soluciones que puedan ser útiles en el entorno inmediato pero, de ser posible, a otros contextos. Es decir, pensar en le bien propio como fin del producto como un escalón inicial para pensar en el bien común que es el verdadero propósito.
  • Definir los tiempos y lugares fuera del centro educativo donde puede tener lugar diversas discusiones de aprendizaje significativo, consiguiendo que el hecho de aprender sea más poroso a la y desde la sociedad.

Viniendo de la escuela de educación de Harvard es lógico pensar que una de las partes fundamentales en las que se basa todo este acercamiento, es el uso de técnicas y rutinas de reflexión.

Estas reflexiones éticas, sociales y personales que tanto hecho de menos en las aulas, son fundamentales no sólo para generar metacognición desde el punto de vista más intelectual sino también para generar reflexiones que vayan desde el propio acto de empatía emocional, hasta el propio acto de ejecución de acciones significativas y positivas.

Si queréis, podeis descargar este toolkit  o marco de trabajo desde aquí mismo. Este toolkit cumple curiosamente 10 años, pero para mucho de nosotros y de nuestra práctica docente podría haber sido lanzado hace semanas). Sólo tenéis que pulsar en las imagen inferior y leerlo, eso sí, en inglés.

Good Collaboration

Este toolkit centrado en el trabajo colaborativo se centra en los procesos que tiene lugar dentro de los grupos de personas, no solo en aquellos que tienen lugar en centros educativos pensando en alumnado sino en cualquier tipo de agrupamiento de personas que tiene un objetivo común y roles diferenciados y liderazgos marcados o latentes.

En los proyectos y desarrollos en los que participan varias personas es esencial contar con las sinergias positivas pero también con habilidades de resolución de conflictos, con liderazgos, gestión del tiempo, una buena dosis de gestión emocional propia y de los demás. En este marco de trabajo lo denominan ELEMENTS:

Excelentemente ejecutado (tanto por el producto como por los procesos)

Liderazgo dirigido (para llegar a conseguir el objetivo propuesto)

Entusiasmo en los participantes (provocando emoción antes y durante)

Misión enfocada (en la consecución del producto final)

Éticamente orientada (hacia el bien social y hacia la reflexión personal)

Nutrido continuamente (de contenido y procesos)

Tiempo utilizado adecuadamente (sin provocar retrasos injustificados)

Solución inspirada (en la vida real)

Este toolkit que podéis descargar desde la imagen inferior incluye todos los pasos, preguntas y fases a desarrollar, incluso ejemplos y planes a desarrollar en el centro educativo. Una muy buena herramienta para llegar al aula y reflexionar sobre nuestra práctica docente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.