Enseñar, enseña cualquiera.  2ª parte

Enseñar, enseña cualquiera. 2ª parte

Adams_Corner_-_Schulhaus_2

Volvemos a uno de nuestros temas favoritos. La capacitación profesional de un docente para trabajar con alumnado, para hacer lo que se supone que debemos hacer… enseñar, lo mismo que le presupone a un médico qué es curar.

¿Pero qué es enseñar? en el fondo es cuestión principal cuando hablamos de educación, no? El problema es que debajo de esta simple pregunta se esconde toda una filosofía con respecto al proceso de enseñanza y aprendizaje. Debajo de esta pregunta existe todo un planteamiento de lo que debe ser y no ser un docente. Debajo de esta cuestión se establece un programa nacional de contenidos, capacidades, competencias no sólo del profesorado sino del alumnado.

Cuando leo que Wert va a poner 22 millones de euros en la mesa para que alumnado de últimos años de universidad realicen tareas de apoyo a alumnado escolar con problemas de aprendizaje,

Claro que hay gente universitaria que puede ayudar en estas tareas, yo conozco a algunas personas que lo podrían hacer muy bien. El problema e cuando a esto se le da rango de ministerio y se pretende crear nu modo de trabajar.

  • Y es que no sólo estoy leyendo una medida populista… que lo es.
  • No sólo estoy leyendo que utilizarán dicha medida para adornar una bajada importante de dinero asignado a educación y a formación docente que han sufrido recortes brutales.
  • No sólo estoy viendo cómo se intenta hacer un quiebro al fracaso escolar bajo una medida simplona que cree que semejante maquillaje cambiará significativamente el panorama español.
  • Lo que también observo es un problema de base en el planteamiento de qué es educar. Un proceso en el que la parte didáctica, pedagógica y metodológica no se le da valor.
  • Donde la parte formativa del profesorado para hacer su trabajo es considerada cada vez de menor importancia.

Veo un problema filosófico de enorme envergadura cuando un ministro de educación, UN MINISTRO DE EDUCACIÓN, afirma con medidas de este calado que para enseñar vale cualquiera, que sólo es necesario tener contenidos en la cabeza. Pero también es un pensamiento activo de parte del profesorado actual, no nos engañemos.

Realmente tenemos entre manos un problema esencial que poca gente quiere verlo y mucha menos quiere atajarlo.

Deja un comentario