Disfruta

Disfruta

Hace apenas un par de días circulaba por internet los tweets con el hashtag “#palabraeducativadelaño” y me llegó a través de colegas de educación de toda España. Las palabras eran muy evocadoras y estimulantes: inclusión, respeto, compartir…

Mi aportación fue: “disfrutar

 

Pero ¿qué es disfrutar? ¿Qué es disfrutar para un niño cuando hablamos de la escuela? ¿Qué es disfrutar para un maestro o una profesora? ¿Y para las familias?

 

.

Hace apenas un par de días circulaba por internet los tweets con el hashtag “#palabraeducativadelaño” y me llegó a través de colegas de educación de toda España. Las palabras eran muy evocadoras y estimulantes: inclusión, respeto, compartir…

Mi aportación fue: “disfrutar

Si haces esta pregunta a un docente a punto de empezar las vacaciones de navidad, seguramente muchos de ellos te dirán que “ahora” es cuando empezarán a disfrutar, cuando comienzan sus 15 (o más) días de vacaciones. Si la pregunta va dirigida a las familias, algunas de ellas te dirán que comienzan a disfrutar cuando sus hijos pisan el cole y pueden tener tiempo libre. Y si se lo preguntas a los niños y niñas te dirán que es cuando no tienen clase… da igual el momento, que sea cuando no hay clase.

Quiero decir… seguro que hay profes y maestros y maestras que están trabajando en situaciones muy complicadas, sé lo que es eso. Yo mismo trabajé dos años en un aula ocupacional con alumnado en riesgo de exclusión social, con antecedentes policiales, tóxicos… ufff, complicado. Y es cierto, algunos docentes trabajan situaciones de alto estrés y las vacaciones son “como agua de mayo”, necesarias como pocas cosas… También es cierto que, sin irse a situaciones tan extremas, puedes tener un grupo complicado, con elementos desestabilizadores y problemas colaterales con familias, administración o compañeros. Es cierto… pero no es lo más abundante.

No es menos cierto que las familias tienen los trabajos que tienen hoy en día, que el tiempo libre escasea, que la economía aprieta y las ganaste hacer cosas cuando llegas cansado a casa son pocas… tener tiempo libre es, según a quien le preguntes, un bien escaso y muy valorado.

Y es un poco triste.

Y claro, están los niños y niñas, que quieren disfrutar too el tiempo posible, quieren sentirse libres y sin agobios, quieren aprovechar el rato que les dejamos sin las 5 horas (o más) de clase, a lasque teneos que sumarles las no pocas horas de extraescolares y/o pasantías… haciendo algo que les guste.

Y es un poco triste.

markus-spiske-135763

Las tres esferas estamos haciendo algo mal, algunos con más culpa que otros cierto es, pero no creo que el desear que se acabe la escuela debiera ser lo que más ganas tenemos. Evidentemente el cansancio es un factor importante y a todos nos llega el momento que coger aire. Pero siempre me ha parecido muy triste que algunos de los docentes que he conocido estuviese “triste”, pero triste de verdad, cada vez que llega el 24 de agosto… porque les queda una semana de vacaciones. Con la que ha caído y cae para muchos profesionales que tienen un mes (contado) de vacaciones al año, o incluso menos, mucho menos.

Y lo mismo sucede con los otros dos grupos aunque en el caso de los niños me resulta tremendo, que los niños no disfruten en el aula es uno de nuestros mayores pecados como profesionales.

Que los docentes no disfrutemos de nuestro trabajo es un mensaje subliminal de gran calado que emitimos en ese lenguaje invisible que tanto impacto tiene sobre nuestros pequeños.

Y ese disfrute marca la diferencia completamente. Lo veo, lo siento y lo percibo cada día con mi alumnado que quiere volver al aula, que quiere hacer más cosas, que quiere que se le acaben las vacaciones para volver a compartir con sus compañeros, para crear nuevos productos y tener nuevas experiencias.

Lo siento con las familias que disfrutan con sus pequeños y pequeñas con los que comparten experiencias de familia, que vienen al aula para estar con ellos y disfrutar de una experiencia compartida. Y también lo siento en mi mismo, que empiezo mis vacaciones de invierno pero ya estoy deseando volver al aula a hacer cosas nuevas con ellos.

Ya los echo de menos… y es que yo disfruto mucho en mi aula y trabajo para que mis nanos también disfruten conmigo, ¿y sus familias?… sus familias también.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.