Cuando el Pisuerga pasa por Valladolid (2ª parte)

No penséis que ya he acabado con el tema de recortes, salarios, EREs y demás.
Esta vez lo voy a tomar desde otra perspectiva, perspectiva que a mucha gente no le va a gustar. La visión del profesorado y “la otra” visión.

Que el docente cuenta con una gran cantidad de días no laborales es harto conocido. Tristemente percibo que muchos, muchos docentes no estarían dispuestos a dejar escapar ni uno solo de esos días a cambio de nada, ni siquiera a cambio de cobrar lo mismo que nuestros homólogos en la administración. Porque sí señores, no cobramos lo mismo.

Dicen que no cobramos lo mismo por las vacaciones, bien… Eliminemos esas “extras” de vacaciones. Yo estoy de acuerdo con hacerlo.
Imaginaos la cantidad de cosas que se pueden hacer en Julio: confección de grupos, asignar tutorías, tener al profesorado ya preparado, programaciones, formación del docente durante el mes. Pero eso conlleva un gran problema: la administración no está preparada para ello.

El profesorado contratado no sabe su destino hasta casi acabado el mes de Junio (cuando no más tarde). Y aún con todo eso no tengo nada claro que el profesorado quisiese hacer sus funciones durante el mes de Junio.

La administración está recortando drásticamente el “gasto” en formación, algo tan elemental en educación que cualquier que sepa un poquito dirá que seguir ese camino es destrozar la educación sin remedio (bueno, la verdad es que recortan formación salvo que tengan un área en la que (políticamente) interesa meter dinero ya que es su proyecto estrella… Mmhhh digo escuela 2.0? digo bilingüismo?) o en su defecto privatizamos (externalizar lo llaman) la formación, que dpse un bocado muy apetitoso para la empresa privada y es ahí donde vemos la verdadera cara de la administración, que piensa que esto es un negocio y lo importante es el dinero que se mueve en él, y por eso nos encontramos con expres como Smart que acaban. Firmar con el Conselleiro de educaicon de la Xunta de Gaicia la formación en Pizarra digital, como si esta empresa pudiese formar metodológicamente a docentes en ese campo… cuando lo único que hace es formar técnicamente en cacharros de muy dudosa efectividad en la docencia del siglo XXI

Es curioso como hemos llegado a este punto y las acciones llevadas a cabo por el profesorado ante la pérdida de cuestiones (no las voy a llamar derechos, porque se han mezclado de todo y esa zona gris no es ni real ni justa para las peticiones del profesorado de la escuela pública).

Muchos de los sindicatos no incluyen “increíblemente” las peticiones de eliminar la asignatura de religión del currículo de la educación obligatoria. Tampoco lo hacen para eliminar o reducir la financiación directa e indirecta (y en estos tiempos pretendidamente beneficiosa) para la escuela privada.
Pero tampoco quiere el profesorado perder ciertos privilegios (lo siento, soy docente de la escuela pública pero trabajar menos horas en junio y septiembre es un vergonzoso privilegio que nunca debió existir) o el estar menos horas en el centro de trabajo.

No, no estoy de acuerdo. Y se lo dije en su momento a algún representante sindicalista: no estoy de acuerdo con que podamos irnos 2 horas para casa “a la secundaria” (omo si esa cuestión en Educación secundaria beneficiase en modo alguno a la docencia) durante la jornada de trabajo; una jornada de trabajo en centro ya de por si menor que la de muchos otros trabajadores aunque haya docentes que le dedican muchas horas en su casa. Y no estoy de acuerdo con que tengamos “el derecho adquirido” (esa frase chirría que da miedo) de trabajar menos horas en junio y septiembre. Y además es una cuestión, desde mi punto de vista, indefendible ante la sociedad. Y Mons. Hoy en día, cuando hemos dejado pasar cuestiones muchos más importantes, como la reducción paulatina de unidades en la educación pública a cambio de aumentar el gasto en educación pública, la disminución de los presupuestos de centro, el aumento extraordinario de las sesiones de la asignatura de religión, el recorte en EF y música escandaloso, etc.

Por eso algunas personas nos ven como “privilegiados” cuestión que se complica más cuando los propios docentes descalifican a las familias. Ni en cromos se quiere a las familias en los centros como no sea para poder conseguir esa jornada única que sigo sin ver positiva para el alumnado.

Resulta bastante penoso ver como el propio profesorado que llamaba SÓLO a las familias que podían posibilitar el mambo de horario (otra cuestión es si el sistema designado por la administración para poder modificar el horario del centro es justo o no) ser los mismos que nuna quieren ver a las familias dentro del centro. Y no vayamos de demócratas porque esa misma posibilidad de cambio se la negamos a las familias hoy, porque le bloqueamos cualquier iniciativa de cambio desde el claustro -no vayamos a perder ese santa santorum de jornada única-.

No estoy diciendo que el recorte vergonzoso que algunas administraciones están realizando en la escuela pública sea lo apropiado. No! No deberían haber recortado ningún puesto de docente y si mantener a todos los docentes con todo su horario dentro del centro, porque hay mucho, mucho trabajo que hacer. No es de recibo que haya gente que se va a a casa a las 14:00 (1 hora antes) y al mismo tiempo se esté quejando de que no le da tiempo a hacer las cosas. No es de recibo que estemos protestando porque la administración no cumple con nosotros y en privado mirar si podemos escaquearnos de alguna exclusiva, no es de recibo!!

No deberían haber eliminado ningún puesto. Rebajar ratios y permitir desdobles en agrupamientos complicados, trabajo en talleres, potenciación de la enseñanza individual. Eso es lo que debería haberse hecho… Si se cree en la educación. Cosa que los políticos no hacen.

Tenemos cierto complejo de “profes de nivel inferior que quieren ser como los de arriba” al hablar de “derechos laborales”. Los de universidad quieren ser catedráticos, los de secundaria como los de universidad, los de primaria como los de la ESO y los de infantil como los de primaria.
No hay ninguna razón para que el profesorado de secundaria no tenga que estar en el centro 30 horas, como no la hay para que los centros de primaria no cuenten con una persona que cumpla funciones administrativas. No hay razón para que el centro de primaria tenga que atender al comedor y secundaria esté exenta.

No hay motivo para que el presupuesto de infantil/primaria sea inferior a la etapa siguiente y desde luego no existe ninguna razón para que el alumnado repetidor no cuente dentro de la ratio de aula, cuando cualquiera que sabe un poco de esto (hay que excluir a los políticos, claro) sabe que deberían contar doble.

En definitiva, el número de profesorado no debería haber bajado pero si mantener al profesorado todo el tiempo en el centro y si no tengo razón, que alguien me convenza de que los docentes, en los centros educativos (sobre todo de jornada continua) pueden/quieren/saben trabajar en grupo, por no haber no hay ni momento para hacerlo.



Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: